viernes, 13 de julio de 2012

Conceptos básicos en Orientación Vocacional

En su origen etimológico vocación viene del latín vocatio, vocationis que significa llamado, invitación; es decir, la vocación se deriva desde fuera del sujeto, es exterior a él y lo invita a participar de una determinada situación: la elección de una profesión, de un trabajo, de una carrera”. (Aguirre Baztán, 1996 citado por Arias p.3).
La elección de una profesión y/o trabajo apunta especialmente a una forma de vida, por eso, la elección debe hacerse de forma consciente porque hará parte de la identidad y posibilitará asumir un rol.
La Orientación Vocacional busca asesorar y ayudar al individuo a descubrir su vocación y orientarle hacia la actividad, oficio o profesión en la que mejor pueda realizarse, ayudando a reconocer sus propias aptitudes y asesorándole sobre cuál ha de ser su preparación, no sólo para cumplir con ese trabajo de forma efectiva, sino para poder permanecer en él. Además, facilita la inserción de las personas al mundo laboral, basándose, por una parte, en las posibilidades, motivaciones, limitaciones e intereses, y por otra, en las facilidades o dificultades y barreras que impone el propio medio.
“La orientación es la ayuda sistemática, técnica, ofrecida a una persona, para que llegue a un mejor conocimiento y aceptación de sus características y potencialidades, de su propia realidad y del medio en el que ésta se desarrolla y al logro de la capacidad de auto-dirigirse. Todo ello dirigido al desarrollo de su personalidad y a unas contribuciones sociales eficaces” (Aguirre Baztán, 1996 citado por Arias p. 3).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada